Make your own free website on Tripod.com

Javier Madrigal

De los hombros para Arriba
Página Principal

Como el telón que cubre un escenario,
es tu cabello quien oculta un rostro encantado;
de vez en cuando se despliega hacia los lados
y me permite admirar a la mujer que amo.
 
Desde lo alto, como fondo puedo ver tu piel
que ambienta y es el marco de algo extraordinario;
con tu frente como cielo, tu barbilla como estrado,
hoy los veo de arriba abajo y es lo que engalana mi acto.
 
Y tomando en cuenta lo que es necesario,
dos grandes reflectores hoy me alumbran hacia abajo,
son tus ojos que me alumbran desde Marzo,
tan fascinantes y expresivos, no hay como olvidarlos.
 
Es tu boca el asiento de mi ser,
tan delgada tu nariz y es mi respaldo;
son tus labios mi sustento, dos lunares mi vestuario;
hoy respiro de tu aliento y sin el me asfixio tanto,
que me falta el aire y muero,
pero muero encantado, pues con un suspiro tuyo:
la vida me devuelve a tu lado.
 
Y tu voz es como música en tu mente,
me acompaña de manera permanente;
en mis pensamientos mientras corre el día
y en mis sueños cuando ya la Luna brilla.
Y hoy te miro desde el cuello hasta la frente,
como espectador de tu obra reluciente;
hago escala en ojos, boca y mejillas
y eso es solo de los hombros para arriba.
 
De los hombros para arriba.
 
El soporte donde apoyo mis manos
para relajarme antes de empezar mi canto:
los componen tus mejillas y un milagro,
son el amuleto que tanto he esperado y he soñado.
 
Terminando solo queda agradecer a Dios
por brindarme este milagro, mi escenario;
es muy bello, tiene aroma perfumado,
huele a dulce flor de lirio...
y es por quien vivo enamorado.
 
L y M. J. Madrigal  2001

Letras de algunas canciones